dimecres, d’agost 27, 2008

L' Eixample que no fue

En 1859 en Ayuntamiento de Barcelona convocó un concurso para urbanizar y definir el entorno de la Ciudad de Barcelona tras la demolición de las murallas en 1856, este concurso será ganado por el arquitecto Antoni Rovira i Trias, el cual presentará un proyecto de carácter radial que convergía en la Plaça Catalunya, la cual se llamaba Foro de Isabel II y era bastante más grande que la actual

Proyecto de Antoni Rovira i Trias

Pero como todos sabemos al final no fue este el proyecto que se ejecutó, ya que el Ministerio de Fomento de Madrid hizo prevalecer su apoyo al proyecto de Ildefons Cerdà, del cual el año que viene se celebrará su 150 aniversario, una decisión que no sólo se demostró acertada urbanísticamente y que ha acabado convirtiéndose en el emblema de esta ciudad. Elementos curiosos de este plan eran La Plaça de Les Glòries Catalanes, espacio en continua reforma, que pasaba a convertirse en el cento de la ciudad al producirse en ella el cruce de las dos arterias principales de circulación L' Avinguda Diagonal y L' Avinguda Meridiana

Proyecto de Ildefóns Cerdà

El otro aspecto curioso de este proyecto es el hecho de que originariamente la Plaça Catalunya no existía, y su incorporación posterior es lo que le ha dado ese aspecto tan extraño, es una plaza fuera de lugar y al igual que la Plaça de Les Glòries de aspecto extraño y un tanto inhóspitas, cosa que no ha logrado subsanarse a pesar del tiempo transcurrido, creo sinceramente que Cerdà tenia algún problema con las plazas.

20 comentaris:

Vulcano Lover ha dit...

qué curioso.. la verdad que el ensanche de Rovira i Trias tenía poca ambición de crecimiento urbano. En esto de orientar el damero de calles en cada zona hacia una dirección me parece un poco desordenado, me recuerda a los diferentes parches de ensanche que tiene Madrid, un poco así en mosaico y cada uno a su manera... En el fondo el único con un poco más de criterio (pero sin la ambición del definitivo de Barcelona, las cosas como son) es el barrio de salamanca, pero para mi gusto (como habitante de ese distrito que soy) pienso que tiene muchas deficiencias...
Pues me gustaría saber cuántos proyectos más se presentaron al concurso...
Tienes tu razón, lo de las plazas de Catalunya o de las Gloriès Catalanes no tiene mucho acierto... Pero aún así, la de Catalunya tiene mucha vida, que yo siempre la comparo por tamaño y posición con las madrileñas plaza de españa o la de colón y la verdad que las de aquí resultan muchísimo más desangeladas y sin vida que la de catalunya en barcelona...

finnegan bell ha dit...

pues cierto, porque la plaza de les glòries es uno de los sitios más extraños y descolocados que yo he visto jamás. es como si alguien la hubiera tirado desde arriba y ¡pum! ahí cayó? pues ahí se queda...

la plaza catalunya también es rara urbanísticamente hablando. y desde el punto de vista de peatones y conductores, también es como una especie de estorbo. vamos, que está mal hecha... pero aun así sigue siendo "el centro", cosas de la tradición y la costumbre.

en cuanto al eixample de cerdà, qué decir? que facilita mucho las cosas cuando tienes que encontrar una dirección y que es un gusto para circular, porque está todo muy ordenadito... eso sí, ya le podrían haber homenajeado al pobre cerdà con otra plaza más céntrica, porque la que lleva su nombre (además de ser, como la de les glòries, un poco extraña, está donde cristo perdió el gorro -o, más bien, ya saliendo de la ciudad)...

ale, besos urbanísticos.

d2 ha dit...

Esto de leerte es cojonudo, hoy me entero que la ciudad que me encanta es culpa de un tal Ildefóns Cerdà que ni conocía. Por otra parte siempre me resulta divertido ese curioso juego de imaginar lo que pudo ser y nunca fue, pero… ¿que quieres? En este caso, y no es lo mas habitual entre los políticos, para mí que acertaron

gaysinley ha dit...

Hola, siento el mareo, pensé que te habia dicho que volvi de refilon antes del verano, no pensaba pero me convencieron... un monton de gente... que pedia que no dejara el blog...

Lo unico que me lo tomo con mucha mas tranquilidad posteo cuando me apetece o me estoy 2 meses sin tocarle...

Bueno que aunque quede un poco contradictorio, no suelo recular... que ando por aqui de vez en cuando... y os leo...

Besos. Alber

senses or nonsenses ha dit...

conocía la historia del ensanche de barcelona. en mis primeros viajes a la ciudad que más me gusta me quedaba en la calle Diputació. los patios interiores de cada manzana previstos para que se desarrollara la vida vecinal es otro de los proyectos de cerdá que no pudieron terminarse de llevarse a cabo.
nunca había pensado la plaza catalunya como elemento extraño...

un abrazo.

Sibyla ha dit...

La plaça Catalunya, tendrá mayor o menor acierto, pero para mí es mi plaça, donde corrí de niña persiguiendo a las palomas y donde empecé a quedarme embobada con todas las estatuas que la rodean.

Me has recordado un retazo de mi infancia. Ahora vivo en el Sur y Barcelona está más lejos...

Xavier ha dit...

Cerdà va dissenyar la plaça de les Glòries Catalanes amb la voluntat d'esdevenir el nou epicentre, just a l'encreuament de les principals vies projectades per la ciutat: la Diagonal, la Gran Via i la Meridiana.
El fet de que aquest espai va ser molts anys nomes un gran descampat allunyat del centre del Eixample i que a la vegada existissin poques construccions properes, va fer que es potencies el us d’un espai que estava contemplat com edificable, el qual es va anar omplin de cafès, teatres y altres espais per el gaudiment del ciutadans i va acabar per denominar-la Plaça Catalunya.
l'Ajuntament va promoure posteriorment a traves d’un concurs que es comencés a urbanitzar com a plaça, amb motiu de l'Exposició Universal de 1888, que va ser guanyat per Pere Falqués. Van ser expropiats els terrenys, les cases i altres construccions que s'havien anat aixecant al mig de l'espai que s'havia format per l'enderrocament de les muralles al 1858. La segona etapa es va dur a terme amb motiu de l'Exposició Internacional de 1929: el projecte inicial de Puig i Cadafalch fou substituït pel de Francesc Nebot i, un cop començades les obres, pel de Joaquim Llansó.
No es gens estrany que aquets fets hagi donat una imatge inhòspita i des angelada d’aquesta plaça. Un gran espai irregular amb una aglutinació d’estils que la fan estranyà dins de la gran quadricula d’en Cerdà.
Es destacable també las diferents i errònies reformes que ha sofert la plaça de les Glòries Catalanes (jo soc fill d’aquell tros de barri) al llarg dels anys, i tal com esta a dia d’avui. Afortunadament l’actual projecte ja començat tindrà mes similituds amb la forma dissenyada en el pla Cerdà. La llàstima es que aquesta bonica ciutat sols li permeten creixa a cops de grans esdeveniments, les grans Exposicions de 1888 i la de 1929, les Olimpíades de 1992, el Fòrum al 2004, etc.

fire ha dit...

no conozco barcelona apenas...por lo tanto me he perdido un poco entre los planos....
de todas formas es util saber un poco de historia....
muaskkk

shysh ha dit...

Creo que prefiero la planificación de Cerdà (y estoy con el señor Finn en que la plaza que le dedicaron es una birria en comparación con su proyecto de ciudad. Siempre he pensado que le haría mucho más honor la plaza del negrero Antonio López, junto a Correos).
La otra planta me recuerda al centro de Amsterdam, esa cuadrícula semiesférica con un centro visible pero AY, sin canales.
Viví cerca de les Glories durante diez años y vi la transformación de espacio abierto a scalextric, me pregunté cuánto tardarían las encinas en dar sombra. Ahora los millones que gastaron en cemento ya no sirven y vuelven a cambiarla. Lo harán para mejor? Ah, chi lo sá. Si se puede pedir, el bosquet que no lo toquen, que ya es boscàs.

Capri c'est fini ha dit...

El ensanche de Cerdá consiguió dar un aspecto a Barcelona precioso, muy racional pero con un punto laberinto. Aunque sigo preferiendo las ciudades caóticas en lugar que "organizadas" esa Barcelona del Ensanche es un activo precioso para la ciudad... ¿qué ocurrirá con el urbanismo del siglo XXI ahora que no hay apenas espacio para nada? Saludos.

Justo ha dit...

A mí me apasionan esas plazas asimétricas o inacabadas, extrañas, que a pesar de no ser perfectas urbanísticamente se convierten en una especie de imán para los transeúntes.
Y Barcelona tiene rincones seductores de ese tipo, a pesar de su trazado -por lo menos desde fuera lo vemos así- ejemplar.

En Valencia pasa con la plaza de San Jaume y el Tosal, que desprenden un magnetismo irresistible.

Con respecto a lo que dice Vulcano Lover sobre dos plazas de Madrid, coincido totalmente en lo que se refiere a Colón, un espacio sin alma y al que nadie va porque sí, a pesar de lo privilegiado de su ubicación.
Sin embargo discrepo sobre la Plaza de España, uno de los lugares más vivos y entrañables de la ciudad, quizá por esa asimetría de la que hablábamos.

Un abrazo

pon ha dit...

Mmmmmm, para mi la plaza Catalunya se dispara por enorme. Pero la encuentro llena de vida, aunque supongo que en invierno debe ser inhóspita por lo grande, muy fría.
Estoy leyendo ahora un libro "La ciudad sin tiempo" en el que cuenta pormenorizadamente los detalles del ensanche de Cerdà. Parece que los dueños de los terrenos preferían el proyecto de Rovira porque aprovechaba todo lo que se podía edificar y nada de vida vecinal ni gaitas. Al final es un híbrido. Pero todo era cuestión de negocio inmobiliario, nada cambia, todo permanece......
Al parecer Cerdà era un visionario genial. Esas manzanas con patios, fuentes y jardines centrales con vistas a la calle hubieran sido maravillosas. Pero bueno, entre todos los que han pasado por Barcelona han hecho crecer esa joya color verde esmeralda al borde del mar y la podemos disfrutar, sufrir y vivir. Menos mal.

Homo-Sapiensis ha dit...

interesante crónica, la cual no conocía... Una de las cosas por las que se admira a Barcelona es justamente por el urbanismo de sus calles. pero me imagino que con el proyecto levantado, asi con muchos otros en otras ciudades, ha tenido que asimilar los cambios políticos. En cuanto a la plaza de cataluña, a pesar de lo grande la encuentro algo fría... no sé, tal vez una fuente?... pero claro perdería amplitud y no se podrían organizar los eventos que se suelen celebrar ( como los conciertos), pero a lo mejor tampoco las trifulcas que se forman cuando hay manis, o gana el Barça... mmm-- no sé... gracias Pe-Jota por acercarnos un poco a la historia moderna de nuestra ciudad. Un abrazo

pe-jota ha dit...

Entre idas y venidas, así como reflexiones sobre el poco acierto estético de las Plazas Catalunya y Glórias, el tema principal ha quedado soterrado u obviado, el hecho de que el proyecto elegido por las autoridades de la época, obviamente falto de ambición y proyección quedase relegado, y que al final el proyecto que se llevó a ejecución fue el de Cerdà, un proyecto que se impuso como quien dice por decreto, siendo Madrid, ciudad que curiosamente como bien apunta Vulcano carece de un ensanche lógico.

pon ha dit...

Bie, volvamos al proyecto, que en todo caso lo impulsó el ministerio de Fomento de la época, que ubicado en Madrid, no es Madrid. Esta insistencia en denominar Madrid a todo lo que viene desde instituciones oficiales unas veces me hace gracia y otras me parece un tanto patética, aquello de perpetuar al enemigo y tener a quien echar las culpas.....hasta de lo que cada uno no es capaz de concretar en su propia casa.

pe-jota ha dit...

Vale !!! apoyado por el Ministerio de Fomento.

pon ha dit...

Jjajajjajajaa!!!!!

Pilar M Clares ha dit...

jajajajjaaj,
No me gusta nada la política de plazas actual, lugares diáfanos que no dejan lugar a la intimidad ni a la sombra. Una estrategia contra el miedo, he pesando en ocasiones, pero tener miedo al ciudadano me suena a enfermizo, los espacios públicos son eso, públicos, los hacemos los ciudadanos. Acaban siendo no espacios contradicotriamente.

Qué polisémica es la palabra plaza.

Xavier ha dit...

El tema dona per molt. Deu nido el debat. !!!! La Plaça Catalunya, per els coloms.!!!!

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Bueno, me acuerdo hace mucho, ver una exposición sobre L'Eixample, con todos los planos y no recuerdo dónde era, si en el Palau Robert (arriba) o en el de la Virreina en las Ramblas o dónde...una exposiciò deu n'hi do tambè, muy completa y bonita:-)
También es mi adolescencia. Plaça Catalunya no es nada desangelada en invierno, siempre hay gente. No se si a Cerdà se le daban bien las plazas, pero es un nexo maravilloso que une y en la que se pierden y mezclan, la parte antigua y portuaria, que sube por las Ramblas y el Ensanche...Yo tb me acuerdo de las palomas y de atravesarla miles de veces, cuando era mucho más bonita. Antes que yo, ya atravesaba Barcelona de noche, la protagonista de "Nada" de Carmen Laforet, que se perdía hasta Plaça Universitat, no sabemos si llegaba a Plaça Catalunya...
A mí lo que me parece horroroso, es el Edificio de la Fnac y Habitat nuevo que han hecho (que más que ministerio de Fomento, debe ser capital francés, no debían haber permitido ese mazacote horrible, porque rompe la armonía de la Plaza), que se come al Zurich, con lo bonito que era antes...