dimecres, de maig 21, 2008

Tadzio o la belleza

Foto: Marcel.lí Sáenz

FICHA ARTÍSTICA

Título: Death in Venice

Dirección de escena: Willy Decker
Escenografía: Wolfgang Gussmann
Vestuario: Wolfgang Gussmann
Iluminación: Hans Toelstede
Coreógrafo: Athol Farmer
Nueva Coproducción: Gran Teatre Liceu / Teatro Real
Direcció musical: Sebastian Weigle
Gustav von Aschenbach: Hans Schöpflin
The Traveller, etc.: Scott Hendricks
Voice of Apollo: Carlos Mena
English Clerk in the travelbureau: Leigh Melrose
Guide in Venice: Leigh Melrose
Tadzio: Uli Kirsch
Beggar Woman: Claudia Schneider
Hotel Porter: Josep Ruiz
Lace seller: Fabiola Masino
Restaurant waiter: Enric Martínez-Castignani
Strawberry seller / Newspaper seller: Begoña Alberdi

Muerte en Venecia, el conocido drama de Thomas Man desembarca en Barcelona por partida doble, descubriéndonos nuevas músicas, ya no sólo las maravillosas partituras de Gustav Mahler, correspondientes a las sinfonías 3ª y 5ª, utilizadas por Luchino Visconti en su película, músicas que se nos han enganchado como una segunda piel y que a priori parecen imposibles de alejar de nuestra memoria. Pero que el montaje presentado en el Liceo ha logrado que olvidemos, en una puesta en escena impecable, moviéndonos entre lo real y lo onírico. Una cerrada ovación acabó rubricando un éxito sin paliativos.

Foto: Marcel.lí Sáenz

Ahora podemos descubrir nuevas músicas para adornar esta pasión, la pasión del maduro profesor, Gustav von Aschenbach, por el joven Adonis de cabellos dorados y mirada tan luminosa como turbia, una historia eterna y fascinante a la que Britten puso música creando la Ópera más extraña que se haya compuesto, y que sería su última obra, una Ópera basada en un monólogo, un monólogo interior del profesor Aschenbach (Hans Schöpflin), frente a un Tadzio que es como una sombra etérea, carente de diálogo, tal vez la mejor manera de expresar el sentido del deseo en una obra en la que la danza cobra un especial protagonismo, ya que Tadzio es representado por un bailarín (Uli Kirsh).
La Ópera se estrenó en 1973 en el festival de Aldeburg, siendo interpretada por el tenor Peter Pears, el que fuera compañero de casi cuarenta años, y a quien había dedicado la obra.
De esta obra su compositor dijo:

"Muerte en Venecia es todo lo que Peter y yo mismo hemos defendido"


John Neumeier "Death in Venice"

Hamburg Ballett - John Neumeier

TOD IN VENEDIG
Muerte en Venecia

Música: Johann Sebastian Bach y Richard Wagner
Coreografía: John Neumeier
Escenografía: Peter Schmidt
Vestuario: John Neumeier y Peter Schmidt
Iluminación: John Neumeier
Solista: Elizabeth Cooper, piano

Y como si de una continuación se tratase Tadzio danza de nuevo, esta vez a las órdenes de John Neumeier, y con música de Bach y Wagner, para contarnos esta visión de Muerte en Venecia "Una danza macabra", ya que en esta historia no podemos obviar el presente elemento de la muerte, amor nacido en los estertores de una ciudad, Venecia, acosada por la peste, amor, deseo, pasión y muerte adornando la belleza del efébico muchacho como último estertor de vida y luminosidad de su admirador.


John Neumeier "Death in Venice"

Danzarán juntos pero en mundos diferentes el ordenado e intelectual mundo del profesor se vestirá de Bach, mientras la carnalidad de Tadzio y sus amigos danzará al ritmo de Wagner, en una danza que llevará al fatal desenlace.





Un desenlace fatal que ha tenido su continuidad en la vida real, ya que su protagonista en la versión fílmica, dirigida por Luchino Visconti, Björn Andresen quedó marcado para siempre por la interpretación de este papel, su vida rondaría el desastre incapaz de huir de la sombra de Tadzio, como si de una maldición se tratase.


también leer

Homenaje a Luchino Visconti
Benjamin Britten



+información

Gran Teatre del Liceu

17 comentaris:

F e r n a n d o ha dit...

Una delicadeza absoluta esas fotos y las imágenes en video.

Gracias por compartirlas, siempre con buen gusto es un placer pasar y leerte.

Saludos cordiales amigo!
FerNando.-

Senses & Nonsenses ha dit...

esto tiene muy buena pinta...

un abrazo.

Vulcano Lover ha dit...

Fíjate, a mí la muerte en Venecia de Visconti me parece sobrevalorada... En fin, más que sobrevalorada, que no ha sabido envejecer bien, y hoy se ve de otra forma... La belleza de las imagenes y de la música siguen ahí, pero creo que ha perdido fuerza en el sentido de saber comunicar su mensaje. Creo que la novela de Tomas Mann en ese sentido es más intemporal... Mahler, nunca he hablado de él, pero es uno de mis compositores preferidos, mucho antes de conocer la peli ya escuchaba yo todas sus sinfonías, algún día contaré cómo llegué a él.

Mery ha dit...

Por lo que cuentas debe ser impresionante. Espero que pasen por estos madriles y pueda verlo; la música debe ser una delicia.
Gracias

Champy ha dit...

Film definitivo y parteaguas.

A mi siendo niño no entendí nada, solo recuerdo haber enmudecido.... años despues tambien, pero con un sublime sentimiento de paz que me desconocí.

Perosnajes que marcan a espectadores cautivos, necesitados de complacencia.... es entendible que sus hacedores tambien sufran consecuencias.

Capri c'est fini ha dit...

Por lo que veo en las fotos, ninguna de las dos adaptaciones se ha sustraido a la Muerte en Venecia de Visconti... (incluso con trajecito de marinero y todo) y es una pena desaprovechar un escenario para hacer una recreación estética de la película. Supongo que estarán muy bien, no lo niego, pero ¿por qué Tadzio tiene que ser indiscutiblemente rubio?¿por qué vestido de marinero? El tema de la novela está tratado con una sutileza muy considerable, que la adivinas pero nunca la llegas a tocar y además es universal: la belleza, la vejez, la muerte, el amor prohibido... Un saludo.

finnegan bell ha dit...

si no fuera por sus apuntes culturales, caballero...

yo es que estoy en época chisgarabís (ya me terminé la 1ª temporada de dexter).

besoooos.

Alx Atwaters Daza ha dit...

Se queda uno con las ganas de verlo... porque, sinceramente, la película a mí no me gustó nada.

Todo largo y lento, ¿y para qué? Ni un triste beso, ni un rabo, ni ná de ná...

Aaaays, si es que a mí de siempre me han excitado los hombres mayores, alrededor de los cuarenta, y pensé que aquella película, de un modo más suave, me excitaría algo, y ná... horror tras horror hasta la playa :) :)

Abrazos con merecida muerte en venecia

el chico de la chaqueta azul ha dit...

Qué ganas de ver alguno de esos montajes. Qué bellas fotos y eso que a mí la novela en sí me dejó bastante indiferente así como la peli.
Un abrazo

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Perdona que te he tenido un poco abandonado, porque he estado algo desganado, con alergia. Es una pena no poder estar en Bcn porque vería la obra.
Me fascina que lo interprete un bailarín, y sin duda, iría a verla. No creo que por "Muerte en Venecia" pase el tiempo: sólo trata básicamente de la belleza...
Gracias por el descubrimiento de esta nueva versión, el texto, las fotos y los vídeos.
Petons.

Mr. TAS ha dit...

es un tema del que quedo un poco lejos.... me encantaría entender la danza y poder disfrutarla.

hermes ha dit...

A mi me gustó más la novela de Thomas Man que la película, para mi gusto demasiado lenta, demasiadas insinuaciones, y eso que Visconti si me gusta.

Un saludo.

MM de planetamurciano.tk ha dit...

Maremía ke maravilla y ke buena idea hacerlo bailado.
Yo de pekeño estaba taaaaaan enamorado del Dirk Bogarde de La muerte en Venecia...

fire ha dit...

debe ser una delicia poder disfrutar eun espectaculo de este tipo...

que envidia me daissssssss....
:-(

Madame X ha dit...

Cuando veo estas cosas, echo de menos la urbe. Quién estuviera en Barcelona.

Cómo me gustó la película de Visconti. Una de mis preferidas (ya, ya sé que tuya también.)

Un bacio.

Pilar M Clares ha dit...

Me sumo a tu homenjae a Visconti y a Thomas Man, porque es de esas páginas que están siempre abiertas y te reciben. Precioso tu reportaje.

el otro amante ha dit...

Estupenda entrada, esperemos que la obra no se quede solo en Barcelona, impactantes imágenes de los videos. Respecto a la película de Visconti, a pesar de ser uno de mis directores preferidos, es una de las que menos me gusta, pienso que ni las excelentes interpretaciones de Dirk Bogarde y Silvana Mangano la salvan completamente.