dilluns, de maig 19, 2008

Alberto Cardín Garay


Alberto Cardín nació en Villamayor (Asturias) el jueves 15 de enero de 1948. Pasó los primeros años de su vida en México, y con 9 años fue internado en el colegio de los jesuitas de Gijón. Tras una breve estancia en Deusto, en 1968-69 cursa en Salamanca los cursos comunes de la Facultad de Filosofía y Letras. Continua desde 1969 sus estudios en Oviedo, y se licencia en Historia del Arte en febrero de 1972. Tras una nueva estancia en México, se establece a partir de 1973 en Barcelona, iniciando una sorprendente actividad como crítico, escritor, traductor e impulsor de proyectos editoriales y revistas: en 1978 la revista "Diwan", en 1979 "La Bañera" y en 1985 "Luego... cuadernos de crítica e investigación", que inició en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, de la que fue profesor. En el verano de 1985 hizo público que había dado positivo en las pruebas del S.I.D.A, enfermedad entonces todavía poco conocida y de la que se convirtió en un profundo conocedor y divulgador. Se mantuvo en plena actividad hasta su prematuro fallecimiento, a los 44 años de edad, el domingo 26 de enero de 1992. La mayor parte de su
producción escrita tiene la forma de artículos publicados en periódicos y revistas, algunos recopilados en distintos libros.


La relevancia de Cardín viene determinada por haber escrito sobre la cultura contemporánea, sobre el sida, su teorización sobre la identidad gay y su futuro, colocando en primer termino la relevancia que su identidad como homosexual tenía en su vida, fue el pionero en el hecho de colocar la cultura homosexual en el centro de su pensamiento, lo cual nos permite definirle como el primer intelectual gay español.
De su obra destacaría por su relevancia "Guerreros, Chamanes y Travestis" editado por Tusquets, y "Sida ¿Maldición bíblica o enfermedad letal?" en estos momentos descatalogado, la relevancia de la primera obra viene dada por la exhaustiva documentación sobre comportamientos homosexuales en diversas culturas y tribus ancestrales, algunas de carácter ritual y otras de carácter común; tanto obligatorias como sancionadas por el hecho religioso, lo cual es digno de mención en estos momentos en los que se tiende a equiparar homosexualidad con decadencia social, al venir a demostrar la total falsedad de esta teoría y desenmascarar la tergiversación.
El otro libro posee la virtud de ser el primero en encarar el problema del S.I.D.A. de forma clara, recogiendo una serie de textos publicados en U.S.A. y España. En este libro lamenta la desinformación y el desinterés tanto de los homosexuales y las autoridades del momento. Este libro fue escrito con la colaboración del histórico dirigente gay Armand de Fluviá.

TURGENCIA

Una hendiura, un hueco, un cuerpo entero,
Sinédoque o detalle,
Bulto, pasión que raramente cumple,
Músculo retráctil que se recoge y cede.
Pulsión mudable,
Carga ciega,
Que posa su alivio donde cabe,
Hinchazón no pedida
Enojosa y flagrante :
Busca vendada lo que nunca sabes,
Halla al tanteo lo que ya conoces,
Que al fin del encuentro cualquier cosa sirve.

"Despojos" Alberto Cardín

+ información


Apuntes para una bio-bibliografía

16 comentaris:

El Deme ha dit...

Personas que teorizaron, reflexionaron, investigaron sobre temas de los que nadie se atrevía a hablar en aquella época, tienen que ser recordadas como pioneros de las libertades y los derechos sociales. Genial tu recuerdo de Cardín.

Champy ha dit...

El ignorante del Champy desconocìalo.

Me quedo con el ùltimo verso:

Que al fin del encuentro cualquier cosa sirve.......

Pragmatismo puro y por demàs honesto.

el otro amante ha dit...

No tenía ni idea de esta última obra, pe-jota, de la primera leí un artículo en Babelia, ahora me he acordado. Si, realmente personas como él fueron valientes y además imagino que una muerte por sida debe ser terrible. Solidaridad y gracias por la información, saludos.

Vulcano Lover ha dit...

Como siempre, gracias por divulgar obras desconocidas o poco conocidas como la de Alberto.

MM de planetamurciano.tk ha dit...

Ke gente así sea semidesconocida demuestra lo injusto de la fama y el prestigio. Gracias por contribuir a ke se conozcan más.

Capri c'est fini ha dit...

Qué mierda de SIDA que se llevó a gente tan valiosa y que fueron pioneros en tratar el tema directamente y con contundencia. A veces hecho de menos esta falta de tibieza en los intelectuales de ahora. Un saludo.

Alx Atwaters Daza ha dit...

Pues me sumo a los agradecimientos por traer arriba lo de abajo del cajón.

Abrazos divulgativos

Justo ha dit...

En algunas cuestiones como la que nos ocupa, no parece que hayan pasado treinta años sino treinta décadas. Qué mérito tuvo la obra y los ensayos y las actitudes de Cardín y de otros pocos como él: aún recuerdo la primera vez que se entrevistó en la TVE a un homosexual "confeso" en un programa de Mercedes Milá -era Jordi Petit- y el estupor -y tb el regocijo, por lo menos a mí- que causó ese reconocimiento público y la militancia.
Había oído del libro, que por lo que dices debe ser bien interesante. Un abrazo.

Rosadefuego ha dit...

Es conocido que la homosexualidad ha sido unfactor común en la mayoría de culturas ascentrales. Utilizada en ocasiones como rituales; en otras como en caso de los guerreros mochicas, del Perú, para humillar al vencido.
Alberto Cardín, desde su condición de homosexual ha sabido sin duda analizar y profundizar sobre estos temas, donde un heterosexual difícilmente lo hubiera logrado. Lástima que su muerta prematura nos privará de mayores logros.

Sibyla ha dit...

Todo un merecido homenaje a este intelectual.

El pequeño fragmento final, es toda una delicia...

Pilar M Clares ha dit...

Interesante la anotación, y él mismo. La verdad es que sobre lo que llamas cultura gay, que se ha visto como una necesidad en estos años, aún hay una gran hipocresía. Intelectualmente está todo en apariencias resuelto, pero en la vida cotidiana dista mucho de no tener que ser una necesidad tenerlo en cuenta. En la enseñanza, por ejemplo, no se da información sexual sobre la homosexualidad en ningún sentido, se sigue por el cotnrario insitiendo en una sexualidad biológicamente reproductiva. Pasarán más de mil años...

Fabio ha dit...

Buen homenaje, y para mí una revelación.
Excelente el verso posteado al final
saludos

fire ha dit...

coincido con sybila...una delicia "turgente" ese fragmento final..para quien ya casi se ha olvidado de las turgencias...
ay..
:-(

Senses & Nonsenses ha dit...

me suena mucho el título del libro, pero nada del autor. un post muy interesante. a gente así es a la que debemos reivindicar.
recuerdo esa entrevista de petit con la milá. pero hemos ganado una batalla, ahora tenemos que seguir construyendo el día a día.

un abrazo.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Este autor sí que lo conocía por referencias y había oído bastante, al contrario que algunos otros personajes que han aparecido en tu Blog, lo mismo que a Armand de Fluviá. La verdad es que tienen una enorme fuerza, coraje y valentía intelectual y vital. Lástima que Cardin desapareciera prematuramente.
Petons.

Madame X ha dit...

No lo conocía. Sé que aquí siempre descubro autores y obras nuevas. Ideas y personas estimulantes, como este caso. Gracias.

Un abrazo.