dilluns, de març 03, 2008

Juan de Tassis



Juan de Tassis y Peralta, Conde de Villamediana, es uno de esos personajes que pueblan nuestra historia y sobre el cual hay mas sombras que luces, lo cual le confiere un alto grado de misterio y cierto morboso interés. Destacó como poeta en el siglo de Oro español. Famoso en su tiempo, compartió batallas, en el mismo o en distintos bandos, con las más célebres figuras del barroco. Amigo e imitador de Góngora enemigo de Quevedo y despreció a Lope de Vega. Su vida se reparte entre los reinados de los Austrias Felipe III y Felipe IV, y por tanto del declive del gran imperio español. Según Luis Rosales el perfil de nuestro protagonista sería el siguiente:

"Bello, culto y galán, delicado y grosero, verídico y mendaz, espiritual y descreído, generoso, liberal y tahúr, mesurado e histérico, agudo y ciego, arrogante y pueril, ensimismado y ostentoso,discreto, afable, calumniador y sin respeto alguno"

Así don Juan de Tassis no sólo era un hombre culto y de fuerte preparación humanista, con un gran conocimiento de los clásicos, lo cual le llevaría a componer poesía, si no que también era un hombre bastante rijoso, de lo que dan constancia sus numerosas correrías amorosas, lo cual le granjearía rápidamente, en aquella España del S. XVII , fama de libertino,dandy, amante del lujo, de las piedras preciosas, los naipes y los caballos, lo cual le valdría el destierro (hay que ver como han cambiado las cosas) en dos ocasiones.

Pero el asunto que ha quedado más oscurecido ha sido su extraña muerte, el Conde de Villamediana morirá asesinado en la calle Mayor de Madrid a plena luz del día por Alonso Mateo e Ignacio Méndez, siendo lo más relevante quien se encontraba detrás y por qué, se sabe que detrás de este asesinato se encontraba el rey, Felipe IV, y el motivo no era otro que el escándalo que se avecinaba al haber la inquisición abierto expediente contra Juan de Tassis por sodomía con algunos esclavos negros. Y es que el buen señor sencillamente disfrutó de la vida , mientras le dejaron, disfrute en el cual supo coger y escoger, generando a su paso no pocas animadversiones, bien por maridos burlados , entre los cuales se supone al propio monarca, ya que queda constatado que en cierta justa en que el Juan de Tassis actuaba de rejoneador, la Reina Isabel de Borbón, volviéndose a su marido le dijo "Pica muy bien don Juan". Y Felipe IV contestó ominoso: "Sí, pica bien, pero pica muy alto." Siendo este el origen de la usada expresión "picar alto".
Bien por patrimonios arruinados, o heridos y burlados por su ágil pluma, sólo hay que leer el epigrama que le dedica al Duque de Lerma, que había conseguido el capelo cardenalicio para mayor seguridad propia, el famoso epigrama:

"El mayor ladrón del mundo
por no morir ahorcado
se vistió de colorado."

con lo cual no se puede decir que a su muerte hubiera demasiada gente que le llorara, ni que el expediente por sodomía fuera la principal causa de desear verle muerto. No obstante el escándalo de su asesinato y el sobreseimiento de este llevará a que varios insignes hombres de nuestro siglo de oro viertan en verso sus sentimientos, y lo más curioso es ver coincidir a Góngora y a Quevedo, este último enemigo del Conde le dedicará estos versos ""que pide venganza cierta / una salvación en duda", por su parte su amigo Dn. Luis de Góngora le dedicará estos versos al poco de morir

"Mentidero de Madrid,
decidnos, ¿quién mató al Conde?
ni se sabe, ni se esconde,
sin discurso discurrid:
Dicen que le mato el Cid
por ser el Conde lozano;
disparate chabacano!
La verdad del caso ha sido
que el matador fue Bellido
y el impulso soberano"

No obstante el proceso por sodomía continuará adelante lo cual llevará a la huida de la capital de bastantes nobles y siendo inculpadas desde criados y bufones de varias casas aristocráticas hasta sus mismos amos, entre ellos el primogénito del conde de Lemos, quien logrará poner mar por medio marchando a Italia para sobrevivir al castigo, no igual que sus sirvientes los cuales pagaron con la vida la culpabilidad del amo, sucumbiendo en la hoguera el 5 de diciembre de 1622 en la plaza Mayor de Madrid cinco personas: un bufón al que apodaban Mendocilla, un mozo de cámara del Conde de Villamediana, un esclavo mulato, otro lacayo de Villamediana y don Gaspar de Terrazas, paje del insigne duque de Alba.


Lo que si nos ha llegado con claridad a nuestros días son sus poemas, siendo en ellos temas recurrentes el silencio, el desengaño, la temeridad, el mito de Faetón y todos los relacionados con el fuego. En los cuales se muestra un cierto carácter introspectivo así como bastante narcisismo envuelto en un lenguaje culto con la introducción de cierta cantidad de novismos culteranos.


¡OH CUÁNTO DICE EN SU FAVOR QUIEN CALLA!

¡Oh cuánto dice en su favor quien calla!
porque de amar, sufrir es cierto indicio,

y el silencio el más puro sacrificio

y adonde siempre amor mérito halla.


Morir en su pasión sin declaralla

es de quien ama el verdadero oficio,

que un callado llorar por ejercicio

da más razón por sí, no osando dalla.


Quien calla amando, sólo amando muere,

que el que acierta a decirse no es cuidado;
menos dice y más ama quien más quiere.

Porque si mi silencio no os ha hablado,

no sé deciros más que, si muriere,

harto os ha dicho lo que yo he callado.

16 comentaris:

Madame X ha dit...

Me he venido a tomar mi café matutino a tu vera, segura de poder endulzarlo con algo interesante. Y, rey, no me he equivocado, no...

Apasionante la historia de Juan de Tassis. Y aunque triste que alguien deba perecer por sus pasiones, siempre es mejor morir a espada que abrasado en la hoguera.

De haber vivido en tiempos de la Inquisición, ya sabes dónde habríamos acabado tú y yo, ¿no?

Que tengas un buen lunes.

X

Casanova ha dit...

Interesante historia.Seguro que hay muchas màs de aquella época.Yo leì una vez un libro sobre los homosexuales desde la guerra civil hasta la muerte de Franco

hermes ha dit...

Pues había leido algo sobre el asesinato del Conde de Villamediana como un escándalo en su época, pero desconocía tanto detalle de su vida, me ha llamado la curiosidad, quizás busque más información .

Como siempre, nos instruyes y nos ilustras cada día.

Un abrazo, amigo

Capri c'est fini ha dit...

Interesante la historia del conde de Villamediana... el siglo de oro fue de oro verdaderamente... Pobre hombre, no se pueden acumular tantos enemigos, porque luego no sabes ni quien te asesina. Otra cosa que se me ocurre es que si este personaje hubiera vivido en Inglaterra o Estados Unidos de sobra los conoceríamos por las películas.

Mery ha dit...

Pe-Jota, a Juan de Tassis lo descubrí apenas hace 2 ó 3 años y ahora te agradezco que me lo recuereds de nuevo. No me sabía yo toda la historia tan pintoresca.
Os dejo ésto:
A UN RETRATO

Ofensas son, señora, las que veo,
hechas a vuestras grandes perfecciones,
porque donde acredita sus pasiones
sólo amor las escribe y yo las leo.

Vencido queda el arte del deseo,
los imposibles dando por razones,
y en esta fe tan libre de opiniones
fundo lo que de vos no alcanzo y creo.

Si en lo menos se pierde más el tino,
en lo más, ¿qué será de aquel traslado
que procura sacar el arte en vano?

Sólo yo tengo aquel tan peregrino
en que el original no está agraviado,
hecho en mi corazón por vuestra mano.

Un botón de Villamediana.

Mery

finnegan bell ha dit...

joder, con estos trallazos culturales que nos das -y que bienvenidos sean, que ya era hora de que alguien nos culturizara, que semos todos unos zafios- cada vez que vengo a tu blog me da el síndrome de baudelaire (sí, ya sé que el nombre del síndrome es de stendhal, pero a mí me gusta más el otro, no sé por qué...).

besos.

Rosadefuego ha dit...

Vaya don Juan de Tassis con de Villamedia probo todo y sin medida, admiro aquellos que viven su vida sin prejuicios. Lo que no me parece justo es que los sirvientes pagaran por los excesos del amo.
Para mí el valor consiste en hacer las cosas, pero esperar de frente con entereza lo que resulte de nuestros actos.

Senses & Nonsenses ha dit...

como siempre sorprendiéndonos, y aprendiendo contigo.

besos.

fire ha dit...

ufff..
me hizo llorar el ultimo poema..
: ´(
precioso pe-

MAX Y LULA ha dit...

¡Me lo pido, me lo pido para el blog!

¡Un abrazo, compañero!

¡Salud y rock 'n' roll!

MM de planetamurciano.tk ha dit...

Ke grande! He leído este post entre alucinado y asombrado ¿ Por ké nadie se plantea dedicarle un libro o una peli?
Está es la historia ke NUNCA se explicará en las escuelas.

pe-jota ha dit...

Una pequeña aclaración, ya que veo que ante la realidad de los hechos, no habéis entrevisto a uno de los personajes más famosos de nuestra literatura: Don Juan, exacto este personaje es el origen de los dramas escritos por Tirso de Molina y Zorrilla, "El Burlador de Sevilla" y "Don Juan Tenorio", aunque nuestro personaje original era más rico en matices.

pon ha dit...

Más me recuerda a Alvaro de Luna. En todo caso se lo pasó bomba, anuque maldita la gracia que le hizo a sus criados. Pero eran eso, pertenencias.

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Qué entrada más currada. Me ha encantado: "¿Decidnos quién mató al Conde?" Desdeluego, los esclavos negros no, porque más de uno se debió de quedar encantado si era "versátil"...:-)
Pues lo mataron, qué pena, pero intuyo que antes lo debió pasar bien:-). Y además pasando de "Durex", qué épocas aquellas...
Petonets.

d2 ha dit...

Me encanta. el tema y tu forma de contarlo. gracias

Anònim ha dit...

Uiss qué largo PJ, me lo leo tranquilamente, parece muuu interesante! Un besito. Yolanda