dilluns, d’agost 27, 2007

Abu Nuwas


Hay hombres a quien las mujeres agradan
y que agradan a las mujeres.
En cuanto a mi, es el joven viril
quien me encanta

Surge una blancura
de las vestimentas holgadas.
Bajo la cintura, línea del horizonte,
se eleva repentinamente la luna.

Su rostro te implora,
solo con el juego de su belleza.
Le haces prologar tu placer,
ver como te mira.
Su mirada repleta de dulzura,
cálida, bajo los párpados,
gritando a la injusticia.

Y miras esa visión lunar,
inflamada del mismo deseo !

Ah, que la marea desborde
inundando ese bello jardín.


Abu Nuwas 768 - 815

Ver también :

Perfume Adalusí

6 comentaris:

Esta pinche vieja ha dit...

Amí también es el joven viril el que me encanta mmmmmmm

Rosadefuego ha dit...

Amigo, como el dulzor de las primeras uvas cosechadas. Esas que con tanto celo cuida el viñador. Así me has dejado con estos versos. No puedo resistir ir al enlace que pones... ya vuelvo...o quizá me quede suspendida en los versos.

iñaki ha dit...

que bonito, para que luego digan....
el deseo, el amor y la belleza existen desde el minuto 0...
y ahora algunos se dedican a desprestigiarla, a hacer como que no le interesa o a taparse los ojos a su paso...
enfin, deberiamos aprender tanto, tanto, tanto, de tantos...

Pía Bórquez ha dit...

que bonito!!!!

Pájaro Azul ha dit...

Amor, toma la copa y la jarra; ve al campo, junto al arroyo, y goza.
Piensa que con efebos igual que tú, gallardos como el ciprés y hermosos cual la luna, la Rueda hizo jarras y copas.

erva_cidreira ha dit...

AUTORRETRATO

Entre las gentes no tengo igual. Mi agua es el vino, mi aperitivo los besos.
Mi lecho son los traseros desde que me levanto hasta que me acuesto

(trad: Josefina Veglison Elías de Molins)