dilluns, de juny 18, 2007

Coincidencias

A veces en el mundo de las letras se producen momentos de coincidencias, y esta ha sido uno de ellos, o al menos lo ha sido para mi.
Dos personas peligrosas coinciden en las librerías en este momento, por un lado está Tom Spanbauer con su nueva obra literaria "Ahora es el momento" y por la otra Klaus Mann de quien se edita "Cambio de rumbo"


Klaus & Erika Mann

Klaus Mann no sólo era el hijo mayor de Thomas Mann si no que, para su desgracia, era poco respetado por su progenitor quien lo tenía por un clown, y le disgustaban su amaneramiento y su dandismo, a pesar de su propia ambigüedad, su homosexualidad le hizo ser víctima de ataque homofóbicos, siendo su único apoyo su hermana gemela Erika, con quien llevará una vida absolutamente edonista. En 1922 contrerá un casamiento de conveniencia con Pamela Wedekind, con quien no tendrá demasiados problemas ya que ella era Lesbiana, a partir de su matrimonio comenzará a escribir, en principio ensayos que publicará de forma anónima para después continuar su carrera como escritor.
Ser hijo de quien era le abriría todas las puertas a Klaus, lo que emprendiera en el terreno literario o artístico despertaba expectación, pero sentía el temor de que únicamente se contemplasen sus logros a la sombra de los de su padre. Escribió teatro y se representaron sus obras. Aunque sólo cosechó éxitos entre los jóvenes modernos.
La falta de un empleo fijo, de estabilidad emocional y sentimental, su constante vivir a salto de mata, de un país a otro, a menudo sin un céntimo, de un amor a otro, de un traficante de droga a otro, humillándose y despreciándose, convirtieron a este inquieto celebrador del erotismo y la muerte en un seguro candidato al suicidio; "no hay paz hasta el final", escribió. Con 43 años, el 21 de mayo de 1949 se suicidará en Cannes con somníferos.
Ahora podemos asomarnos a su vida y a su mundo gracias a su autobiografía "Cambio de rumbo" lo cual también comporta asomarnos a años cruciales en la historia de Europa.


Tom Spanbauer, es el otro protagonista, escritor de exito y muy poco prolífico, que se dio a conocer con la soberbia "El hombre que se enamoró de la luna", da ahora rienda suelta a sus sentimientos en su nueva obra "Ahora es el momento", con un acercamiento autobiográfico sobre un joven que desea huir del ambiente claustrofóbico de unos padres católicos muy beatos.
Con respecto a su obra Tom opina:

" Hay un principio terapéutico en revisar el pasado. Cuando empiezas a investigar el dolor, a hurgar en la herida, comienzas a ver las cosas de otra manera. Esta es la base de mi escritura. Cada persona encierra mucho arte".

Repaso a su infancia y adolescencia en un espléndido flash back. El joven Rigby John es un buen chico hasta que deja de serlo, y no es que deje de ser un buen hijo si no que empieza a cuestionarse sobre lo que le rodea y sobre lo que siente en su pueblo de Pocatello (Idaho), y eso es lo que pasa cuando alguien vive reprimido y con miedo, explota, y como es lógico ajusta cuentas, aunque claro siempre nos queda la duda sobre que partes son auténticamente autobiográficas y cuales no, pero eso es algo a lo que ni tan siquiera Tom ha aclarado, ya que en una entrevista publicada en "El País" responde:

"Todo lo que le pasa a Rigby ocurrió alguna vez y al recuperar el clima emocional regresas a aquel momento"

Y realmente volver a recrear el clima emocional de aquellos años debe de haber sido algo bastante duro, perseguido, maltratado, tanto fuera como dentro de casa, con una madre que ronda la histeria mas paranoide de este mundo, agarrada al rosario, misas dominicales, confesiones a horas intempestivas, y un padre tan cariñoso como una pared, un entorno de lo más confortable.

8 comentaris:

Rosadefuego ha dit...

"Cambio de rumbo" de Klaus Mann y "Ahora es el momento" de Tom Spanbauer. Siempre hay algo de unos mismo en todo lo que escribimos; nada revela más nuestros sentimientos, la forma en qué sentimos y vemos la vida. Muy cierta la cita de Spanbauer, que dice que: cuando empiezas a hurgar en el pasado, a investigar el dolor, a hurgar en la herida, comienzas a ver las cosas de otra manera.
Ambas obras son, como citas, textos autobiográfico; ambas vidas marcadas una por el rechazo, la autohumillación, la inestabilidad emocional, que lo llevarían al suicidio; el otro con una madre represora y un padre tan afectuosos como una pared. Ha de ser apasionante recorrer las páginas de estas vidas. Pero sabes, no me extraña que la vida de escritores, poetas, músicos o pintores este marcada por el sufrimiento, el desamor, el rechazo... que los llevarón a tomar sendas de autodestrucción, pero también a crear sus más inspiradas obras.
Me has interesado mucho en la historia de Alexis y Corydon, me he informado que en 1924 André Gide, publico su obra "Corydon", que provoco un gran revuelo en la época. Y el poema que publicaste de Marlowe.
Parece que son muchos los inspirados en estos versos de Virgilio.

Tú pedido está cumplido (en gran parte). Ojála sea de tú agrado.

Un abrazo

MM de planetamurciano.tk ha dit...

El libro de Spanbauer lo tengo guardado pa cuando llegan los calores ke es cuando puedo disfrutar bien de la lectura. Ke grande este tipo....Y hasta tiene morbazo y to.

Senses & Nonsenses ha dit...

interesantes recomendaciones como simepre. especialmente, el libro de tom spanbauer tiene muy buena pinta.

buena semana de calores... a ver si tienes un poco de tiempo.
un beso.

pon ha dit...

Muy muy buenas recomendaciones de lectura. PeJota, como siempre un placer visitar tu casa, volver a sentarse por aquí es estupendo.
Un besazo grande, amigo.
Por cierto aqui en Madrid hay un sitio extraño que se llama así, "El hombre que se enamoró de la luna".

@ELBLOGDERIPLEY ha dit...

Pues fuímos unos de los primeros descubridores de "El Hombre que se enamoró de la luna", con un amigo que me lo regaló. Era la época en la que algunos comenzaron a leerlo y todavía no se había convertido en el libro de culto que luego fue. Grandes recuerdos cuando lo leí. Ya hay en chats y cosas así, gente que tiene como nicks a personajes de la obra, y como dice Pon,ya debe haber hasta un bar o un local extraño que se llame así. Todo el que lo lee se enamora de la novela. Voy a ver si me hago con la nueva para este verano. Abrazos.

el chico de la chaqueta azul ha dit...

Ahí la tengo, sobre la mesita, esperando las vacaciones para poder disfrutarla como es debido...Siempre me pasa con las novelas de este escritor, uno de mis dioses literarios, que sus novelas siempre las he leído en verano y sus páginas me traen el recuerdo de largas tardes, mar y calor...Qué pena que no publique más a menudo y nos deje huérfanos durante tanto tiempo...
A Mann, hijo, no lo conozco pero creo que después de leer tu entrada, su autobiografía será un buen sitio por el que comenzar...un abrazo

pe-jota ha dit...

ando llegando al final y la novela de Tom os aseguro que no os defraudará.

LadyDay ha dit...

A veces me limito a espiarte, hoy siento gusto en agradecerte tantas y tantas referencias de diferentes temas.
Hoy literatura, mañana un fotógrafo, luego pintura... eres un placer para el intelecto y remueves sensaciones leyéndote.

Gracias.

Kisses...