dimarts, de desembre 05, 2006

Premio Turnner de las Artes


Por fin se ha dado a conocer el premio de las artes más importante y polémico de Europa y tal vez del mundo. El Premio Turner, famoso por sus polémicas debido a su gran rigurosidad al ser otorgado, rigurosidad basada en premiar obras realmente de vanguardia sin tener ningún tipo de contemplación o adquiesencia con la galería, eso le ha grangeado no pocas críticas en ciertos momentos, pero a la vez ha consolidado su relevante puesto a nivel internacional como centro de referencia de las nuevas creaciones.

Este año el premio ha ido a manos de la Alemana Tomma Abts, por su obra a base de óleos y acrílicos de carácter minimalista sobre soportes pequeños y una gran consistencia conceptual.

3 comentaris:

lobogrino ha dit...

A cualquier cosa llaman arte...
Sí, me quedé en los grandes barrocos (los italianos, Rubrens, Rembrandt) o todo lo más en los neoclásicos franceses. Los cuadros de David son arte. Esto: si cuando suspendía dibujo en 1º de Bachillerato hacía cosas mejores. Si lo llego a saber me presento al premio este.

Interesante post Pejota: siempre va bien aprender cosas aunque sea para reafirmarse en las propias convicciones...
Besote.

pon ha dit...

Sus composiciones geométricas son perfectas en volumen y forma. Las líneas y los ángulos se armonizan entre sí y crecen. Muy interesante esta pintora, con un concepto intenso y profundo del espacio.
Gracias PeJota por la información y por ttraer el arte siempre, sea de última generación o clásico. Un gustazo tomar el té en tu casa.

pe-jota ha dit...

Lobo-a cualquier cosa no se le llama arte, el mundo del arte evoluciona y busca nuevas formas de expresión, con el romanticismo el artista se libera y empieza a experimentar y con la llegada de la fotografia todo cobrará una nueva dimensión, ya no será necesario recurrir a la realidad para transmitir emociones.

Pon- Su simplicidad y armonía así como la economía del lenguaje para transmitir sensaciones creo que la hacen una gran merecedora del premio en unos tiempos en que hay demasiada confusión y ruido estético.