dilluns, d’octubre 09, 2006

Pagliacci


Tengo que reconocer que cuando me siento estresado o muy cansado la única forma de recuperarme y encontrar la tranquilidad me la proporciona la música clásica o el Jazz, son dos estilos de música que van directamente a nuestra fibra más sensible y nos reconfortan haciendo saltar nuestros registros más internos.
Dentro de la música clásica y en concreto de la Ópera hay tres que para mi son muy importantes, tal vez no coincidan con el gusto mayoritario, bueno, una de ellas sí, al menos eso creo, esa tres Óperas son Pagliacci, Tosca y La Boheme.
Pero aquí de quien os quiero Hablar es de esta pequeña joya "Pagliacci" obra compuesta por Leoncavallo y que curiosamente fue rechazada en un concurso por contener dos actos en vez de uno, ya veis parece que siento predilección o al menos una tendencia a que me gusten aquellos que han sido dejados de lado por las normas o por la sociedad imperante.
La característica principal de esta opera es el inscribirse dentro de lo que se ha dado en llamar "verismo", operas basadas en la realidad, y es que según parece el argumento de esta obra se basa en unos hechos reales en los que el padre de Leoncavallo se vio involucrado como juez en Calabria, elemento que se pone en conocimiento del público en el prólogo de la obra en el cual se nos dice en resumen que todo lo que veremos representado no es ficción, sino pura realidad.
En el segundo acto, se nos presenta una situación de teatro dentro del teatro, típica del verismo, que representa un drama verdadero vivido por los actores y que termina con dos muertes violentas. En el prólogo se nos informa que esto es simplemente “un retazo de vida”.
Un elemento importante en torno a este compositor es que quedaría tan marcado por Pagliacci que no volvería a repetir el éxito obtenido.
Tal vez el tema más conocido y que a todos os sonará es el famoso "Vesti la giubba" que aquí os dejo en la voz de Placido Domingo, cada vez que la oigo una sensación de honda emoción me embarga.



CANIO

Recitar!

Mentre preso del delirio non so più

quel che dice e quel che faccio!

Eppur... e d'uopo... sforzati

!Bah, se' tu forse un uom!

Tu se' Pagliaccio!

Vesti la giubba e la faccia infarina.

La gente paga e rider vuole qua,

e se Arlecchin t'invola Colombina,

ridi, Pagliaccio, e ognun applaudirà!

Tramuta in lazzi lo spasmo ed il pianto;

in una smorfia il singhiozzo e il dolore...

Ridi, Pagliaccio, sul taro amore infranto!

Ridi del duol che t'avvelena il cor!

Colaboración de Vulcano Lover

El verismo hace referencia a una realidad que, también en aquella época, no era la de todos y la de cualquier lugar. Pero sí que formaba parte de la cotidianidad, de lo que se hablaba, de las portadas de los periódicos... En Calabria, en la Italia profunda, en la Sicilia profunda. Sentimientos desatados y furia incontrolable en manos de vidas frustradas. Un payaso que muere de amor y sin embargo debe ponerse el disfraz y enharinarse la cara para hacer reír. Qué ironía. Risa para esconder el llanto (a veces tan cercanos). El aria, después de toda una vida, aún me arranca escalofríos cada vez que la escucho. Quizá pensada para eso. Los italianos siempre amaron las sensaciones fuertes. Por una parte, es lo que da sentido a la vida, testimonio de existencia. Prueba de llegar al borde de la experiencia, de la capacidad de sentir... Quién no ha sido, en mayor o menos medida, alguna vez, uno de esos Pagliacci???

10 comentaris:

nevermore! ha dit...

Me encanta que pongas música clásica. Me da momentos de tranquilidad.

pe-jota ha dit...

Es algo en lo que veo que coincidimos, gracias por tu comentario.
Creo que la música Clásica, como digo en la entrada toca mejor que ninguna otra, junto al Jazz nuestras fibras más sensibles.

Niko ha dit...

Te entiendo, mi papá es guitarrista especializado en jazz, así que la música siempre ha sido parte muy importante de mi vida.
Y si, es lo más efectivo para relajarte.

Saludos

JavieRodrigo:. ha dit...

Compartimos el gusto por la ópera. A mi, particularmente, me pone "arrozudo" escuchar el ária Nessun dorma, de Turandot de Pucini. Y esta versión que posteaste con Domingo, magistral.

Gracias mil.

Vulcano Lover ha dit...

El verismo hace referencia a una realidad que, también en aquella época, no era la de todos y la de cualquier lugar. Pero sí que formaba parte de la cotidianeidad, de lo que se hablaba, de las portadas de los periódicos... En Calabra, en la Italia profunda, en la Sicilia profunda. Sentimientos desatados y furis incontrolable en manos de vidas frustradas. Un payaso que muere de amor y sin emnargo debe ponerse el disfraz y enharinarse la cara para hacer reir. Qué ironía. Risa para esconder el llanto (a veces tan cercanos). El aria, después de toda una vida, aún me arranca escalofríos cada vez que la escucho. Quizá pensada para eso. Los italianos siempre amaron las sensaciones fuertes. Por una parte, es lo que da sentido a la vida, testimonio de existencia. Prueba de llegar al borde de la experiencia, de la capacidad de sentir... Quién no ha sido, en mayor o menos medida, alguna vez, uno de esos Pagliacci???
Gracias por el guiño a nuestra converación, guapísimo. Ya sabes, esta ópera casi siempre se representa junto a la Cavalleria Rusticana de Mascagni... Este año, así será también en el Teatro Real... LAs entradas, como sabes, se adquieren por internet ;-)
Besos

Anònim ha dit...

Holis Pe-jota como siempre eres el dulce mas dulce entre todos, esta música calma hasta a la mas fiera de las fieras. Gracias mi dulce y tierno hoy lo necesitaba.

Ro

pon ha dit...

Sobrecogedor.

homo-sapiensis ha dit...

Precioso... Operas como esta nos permiten conectar con las emociones más fúricas y pasionales, nos enseñan a darle sentido a esa parte irracional nuestra... Besos Pe-jota

pe-jota ha dit...

Bueno, como veis un nuevo giro en mi blog, como digo en el subtítulo blog caótico, pero es mi mundo, un mundo lleno de pequeñas cosas y del cual todos formáis parte, gracias por vuestros comentarios y de nuevo Vulcano te he tenido que sacar a la luz, ya que tu comentario remata perfectamente mi post.
Un beso lleno de arias, duetos, coros y demás parafernalia operística para todos

Anònim ha dit...

arrivano!!! indietro!!! e viva pagliaccio!!!!